sábado, 1 de octubre de 2011

África, ¡qué bonica ereh! Capítulo III: Bostsuana y los bichos.

¡Y seguimos con la crónica!

Después del viaje,y de conocer Victoria, cruzamos la frontera en jeep. Ningún problema en las aduanas y fronteras, y eso que nos lo habías pintado difícl...pues no! Ningún problema!

Pasamos de mano en mano de los guías y conductores que nos tenín que llevar a nuestro destino, y por fín, llegamos al Parque Nacional de Chobe. Una de las reservas más importantes de elefantes y demás bichos que nos hartariamos de ver.



En esa parte del viaje, nos quedamos 3 días en un campamento con tiendas de campaña.
Esta era mi tienda
Y este el jeep

Teniamos a un equipo de 5 personas para nosotros solo, todo un lujazo. A saber
- El guía , un negro (paso de aforismos) de dos metracos con manos como raquetas de tenis.
- El cocinero.
- Dos chicos y una chica que se encargaban del mantenimiento del campamento.

Nuestra vida allí era sencilla: nos levantábamos a las 6:30, desayunábamos y nos poníamos en marcha con el jeep. Bichos.


Haciamos un parón como a las 9:30 para un té en medio de la sabana.
Más bichos.


Volviamos al campamento, nos duchábamos, comiamos como a las 12:00, una siestica de un par de horas y tras un té, volviamos a ponernos en marcha. Más bichos.


Puesta de sol con piscolabis como a las 18:30. Más bichos y vuelta al campamento.
No me digáis que no es una maravilla

Cena y a dormir mi estrella.

Ese ritmo, lo intenté aguantar lo mejor que pude, teniendo en cuenta mi estado febril y el catarrazo que tenía encima. Moco arriba, goteo abajo, lo disfruté como una niñachica.
Pero el cuerpo es el cuerpo y tiene un aguante limitado. Y mis mocos decidieron quedarse.
Hasta que llegó el guía y me dijo "si quieres, te doy un flu combination"
"Y eso, qué eh lo que ehs???" dije yo.

Abrió su mano, y allí estaban: dos pastillas. Una rosa, y una rojiblanca. Parecía una escena sacada de Matrix.
Con un poquito de miedo, pensando que tal vez si me las tomaba vería la realidad del mundo o me caería por la madriguera del conejo, me las tomé de un trago. No podía ser peor de lo que ya estaba.

Chica.

Qué chute.

Ahora sí que veía bichos.

video
Y no veas como sienta ver leones colocada...

Me convertí en una "yonki en la sabana". Parecía un personaje extraído de una peli de Almodóvar.

Pero gracias a eso sobreviví y pudimos continuar el viaje.

El siguiente destino fue el Delta del Okavango. Y para eso fuimos primero al aeropuerto de Kasane, para poder pillar un avión hasta Maún. Allí, nos tuvimos que subir en una avioneta.
Una avioneta.
Repito: avioneta

[Ya he dicho que me da yuyu volar, no?]

Una avioneta de 5 plazas. 4 para nosotros y una para el piloto.

Creo que me pasé los 25 minutos de vuelo sosteniendo mi primera papilla en el gaznate. Sudor frío. Tembleque. Y un no para de pensar "sólo-a-mi-se-me-ocurre" "sólo-a-mi-se-me-ocurre".

Igualita que esa que ve al fondo....
 Y el aterrizaje. Ains. Una pista de tierraca en medio de "Díossabedónde".

Pero mereció la pena.

Allí nos quedamos en un lodge (una especie de campamento fijo) que estaba al borde del Delta, lo que significaba dormir con la escandalera nocturna de chacales y demás y despertarse con un hipopótamo cantando el "tira de la manta".
Que mala leche que tienen los jodíos...

Allí disfrutamos de excursiones en el delta, anocheceres increibles, viajes en mokoro, y, por fin, vimos al escurridizo guepardo...con sus crías!!!

No he vuelto a ver mi gato con los mismos ojos.
Después de 9 intensos días, nos volvimos a España con la sensación de haber disfrutado del viaje de nuestra vida.

Y de momento, aquí lo dejo, porque sí, hay una última cuarta parte..con los negros zumbones y demás anecdotario, pero eso, otro día:)

4 comentarios:

  1. Madre mía Adalias, qué pedazo de viajaco! Fli-po! ;P

    ResponderEliminar
  2. Diosito de mi vidaaaaa, creo que es el mejor viaje que he leído en mi vida! Me muero de la envidia! Me podrías enviar datos como dónde lo comprasteis, precio total y los detalles que te parezcan importantes, porfa, porfa, porfa? Mi mail: loquedigaelespantapajaros@hotmail.com

    Por cierto, yo el chute me lo habría metido también para la avioneta... me cago de miedo en los aviones, así que no quiero ni pensarlo en un cacharro hecho con cuatro trozos de hojalata.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡¡Eso, eso!!!! ¡¡¡Negros zumbones, negros zumbones!!! XD. Qué bonito, me has dado una envidia enoooorme con lo de los bichos. Por cierto, ¿el té lo tomabáis en plan carpa blanca y gorro con velo, en plan Memorias de África? ;).

    ResponderEliminar
  4. Speedy, de momento, de los mejores de mi vida:D

    Cris,no te preocupes que te envío la información básica. Es un viaje completamente recomendable:D

    ¡¡Doctora!! Tú a lo importante jijiji. Y no, no teníamos gorro con velo y carpa blanca...pero sí un apñuelico estupendérrimo y un toldo verde pero hacía el mismo efecto. Un besazo enorme

    ResponderEliminar

Y tú, qué te cuentas??