viernes, 21 de junio de 2013

Cumpleaños

De entre todas las cosas que me han pasado en estos meses de silencio (y que en parte me han tenido alejada de la blogosfera)  hay una importante: mi cumpleaños.

Pero no mi 33 cumpleaños. Aunque pasó cerca.

Este año he cumplido 33. La edad de Cristo. Y así lo empecé. Como un Cristín auténtico.

Unos días después del estrenar edad, cogí mi moto para ir a trabajar. Salí del garaje, me paré en un semáforo. Se puso verde y salí del semáforo. Tenía delante una furgoneta.

De repente la furgoneta paró en seco. En medio de la calle, [mi teoría es que quería hacer un giro prohibido]

Pasó todo tan deprisa que yo lo viví así:

1. Furgoneta para
2. Quiero frenar
3. No puedo frenar. Intento derrapar
4. Derrapo y tiro la moto
5. La inercia de la moto me tira hacía delante
6. Salgo volando
7. Me estampo contra la furgoneta. Noto mi cara contra la chapa.
8. El choque me hace caerme en la carretera.
9. Me quedo en el suelo. Me miro las manos. "Estoy viva!"
10. Me toco la nariz. Duele.
11. Me miro las manos. Sangre
12. Comienzo a chillar....

Y ya de ahí todo fue una locura.

La gente (bendita gente) se portó fenomenal...llamaron a la ambulancia y a mi padre, quien llegó casi enseguida, antes que la ambulancia. Casi llorando mi padre me coge la mano: mi niña, mi niña...no paraba de decir.. Papi, estoy bien, estoy bien, de verdad [Adalias, pensaba yo, no llores por tu padre, no llores. Y no lloré]

El hombre de la furgoneta no hacía más que decir: no la he visto. No la he visto.
Llegó la ambulancia, y empieza el protocolo. No te muevas. No te quietes el casco. ¿Sabes qué día es hoy?. ¿Puedes decir tu nombre? Te llevamos a urgencias.

Después del susto y de ver que lo que tenía más "jodido" era mi nariz, yo estaba un poco más tranquila [qué chocho he montado, por Dios...]

Y aquí ya se me fue la pinza. Siguiendo con mi habitual forma de comentar lo que me pasa, resalto momenticos:

1. Me preguntaron 800 veces qué día era.
Yo terminé diciendo: el día, la semana, el mes, el año...y la última vez me salió sólo: "En el año de nuestro señor Jesucristo, amén Jesús".
La carcajada del enfermero se oyó en la octava planta (o eso me dijeron)

2. Cuando me desvistieron para ponerme la bata sexy, sexy (esa verde calipo con el culo al aire) yo pensé:
Nota mental, la yaya siempre tiene razón cuando dice: Hija, por si acaso, ponte bragas limpias.

3. Mis compis en urgencias: tres abuelicas.
Dos de ellas se quejaban de sus roturas de cadera. Pero sobre todo una..:
- Me han empujado!!!
- Ya mamá, pero sin intención.
. Y tú cómo lo sabes??
- Pues porque era un ciego, mamá...

Y la otra...pobretica. Le dice la enfermera:
- Sabe usted como se llama?
- Siii
- Cómo se llama?
-.....
- ¿Cómo se llama?
- Es que no me he traído nombre.

Ainnns.


Cinco horas después me mandaron a casa con un alta domiciliara, como en la cárcel.

Conclusión: nariz rota (pero sin desplazamiento) por culpa del casco, que (sin saberlo) me quedaba grande. Dos morados en los ojos. Policontusiones en el cuerpo. Y un golpe en la cabeza sin mayores consecuencias (menos por el duende que me dice que queme cosas jejejejeje)

Además de una anécdota para mis nietos y un cumpleaños nuevo. Menos mal que no cambio de signo de zodiaco, que follón me hubiese armado para leer mi horóscopo en el periódico...

Qué suertecica poder contarlo. Qué agustico estar de vuelta.

Y a quien me pregunte si voy a coger la moto de nuevo, le digo: SI.
POR MIS HUEVOS.




6 comentarios:

  1. No sé si está muy bien confesar que me han salido carcajadas varias veces a lo largo de la lectura de esta entrada, AUNQUE... es así porque sé que estás bien y que sigues igual de guapa (y loca) que siempre ;)

    (Las abuelas son lo más, jajajajajaja)

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    La mayor parte de sustos que me he llevado con la moto ha sido por culpa de esos imbéciles que pasan sin mirar y dicen "no te he visto!". Pues haber mirado, gilipollas, que mi vida o incluso, la de alguien que merezca vivir, está en juego.

    Me alegro de que no haya usted sufrido más que esas heridas.
    A ver, no es que me alegre de las heridas sufridas, ni mucho menos.
    Digo que me alegro de que no haya sido nada peor, que con la moto las hostias pueden ser muy chungas.

    ResponderEliminar
  3. ...traigo
    ecos
    de
    la
    tarde
    callada
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    ADALIAS



    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE EXCALIBUR, DJANGO, MASTER AND COMMANDER, LEYENDAS DE PASIÓN, BAILANDO CON LOBOS, THE ARTIST, TITANIC…

    José
    Ramón...


    ResponderEliminar
  4. Cuando se es capaz de hacer hasta bromas después de una buena leche, ya se tiene poder suficiente como para dominar el mundo jajaja Buena actitud, sí señora, me alegro de que todo acabara "bien", o por lo menos lo menos mal posible. ;P

    ResponderEliminar
  5. Yo echo mucho de menos mi moto. Pero después de que mi hermano casi se muriese (pero de verdad), mi padre dijo que por los cojones la íbamos a volver a coger, y la vendió. Comprensible, pero la echo de menos.

    Me alegro de que sólo fuese un susto :)

    PD: sí, la culpa fue de un conductor hijoputa de un coche, que giró en prohibido y se lo llevó por delante. Y mi primo también acabó en el hospital por culpa de otro conductor. Qué cosas.

    ResponderEliminar
  6. La hostia, qué pitosfio. Me alegra que estés bien, me cago en el señor de la furgo, las motos las carga el diablo, el año de nuestroseñorjesucristo es todos los años y chata, cuando seas abuela vas a ser la Cebolleta oficial del reino.
    Que viva tú, por ser casi inmortal. Besicos en el punta de la nariz y un cubo de agua para el pirómano de tu enano, que huele a chamusquina!
    Nos vemos este verano en algún lao o qué? ya le he pillao gustico a verte todos los años :P

    ResponderEliminar

Y tú, qué te cuentas??