lunes, 11 de julio de 2011

La llegada de ella

El otro día  tuve mi última performance de la temporada antes de el verano. La última actuación, después de tantos ensayos, tantos nervios, coser ( y recoser, y soldar, y pegar, y atar) los trajes de baile.... por fin llegaba la última!!

Era un baile especial para mi: volvía a bailar oriental clásico, volvía ponerme un conjunto que en su día me jugó una mala pasada, volvía a compartir escenario con Misia (y eso siempre es un placer), y la adrenalina que implica una actuación es una droga a la que cada vez estoy más y más enganchada..

Todo salió más o menos bien: hubo incidentes en el escenario, pero pasos equivocados a parte, nos reimos y disfrutamos como nunca.

Solo una cosa empañó mi felicidad del momento.

En el cuarto de baño de los camerinos, cuando nos estabamos pintando y arreglando el pelo, ahí apareció ELLA.
La ví, sin ningún tipo de duda. Estaba espectacular, por encima de todo lo demás, se la veía sin que fuese necesario iluminarla o señalarla....
Ahí estaba ella: LA CANA.

[Porque no era una cana cualquiera, que de esas ya he tenido...era LA cana. Blanca como ella sola. Fuerte como un alambre y disparada hacía fuera desmarcándose del resto del pelo. Ahí destacando la muy perra]

Todo pasó muy rápido:
1º. Estupor: ¿Esa cacho de cana era realmente mía? Pero si es más propia de mi yaya!!! Es de verdad una cana??
2º. Negación y rechazo: no no no...."aaaaaa AAAAA hhhhh    Quítamela! Quítamela!!Quítamela!!!!!" le dije a Misia mientras hacía el baile de "hayunacucarachaenmicabeza"
3º. Abandono. Porque me sentí muy sola, al ver que Misia, en medio de un ataque de risa solo podía sujetarse los esfínteres mientras se doblaba para evitar males mayores y limpiarse las lágrimas de su propio descojone. [Esta te la guardo nena...]
4º. Resignación y disimulo. Me resigné a taparla con el resto del pelo [mucho más dicífil de lo que parece] y rechazar la idea de arrancarla, por si acaso es cierto el dicho de que "a su entierro vienen 6 ó 7".

Así que ya es oficial. Tengo una cana del tamaño de la Torre Eiffel. Y ahí sigue. Esta mañana me ha dado los buenos días toda erguida en el espejo del baño.
Y ella no tiene disimulo como el resto de canas que tengo, a las cuales las hago pasar por mechones semi rubios reminiscencias de mi color de antaño...

Por lo menos me queda el consuelo de que el pelo canoso, no se cae. Espero.


EDITO: Después de leer el post de Perli, rectifico el punto 3º, ya no me siento tan sola en mi camino hacía el tinte cubrecanas.

11 comentarios:

  1. Pues qué quieres que te diga... yo, La Rizos, tengo TRES canas rizosas.
    Y ahí están ellas y ahí estoy yo, orgullosa. Porque para mí la cana es bella xD Creo que cuando sea una ancianita pasaré de tintes y luciré mi cabello plateado con orgullo :P

    No sé, nuestro cuerpo envejece y si no podemos hacer nada por evitarlo, lo mejor es asumir y convertirlo en algo positivo. Qué remedio ;) (al menos, como bien dice Maitena, no nos quedamos calvas)

    ResponderEliminar
  2. T_T lloro.
    Yo tengo un mechón entero de canas. Y algunas sueltas. No me había teído en la vida y ahora le estoy dando a la henna para ver si disimulo. Ainsss, lo que daría yo por encontrar SOLO una cana. Jajaja.
    Seguro que salió por los nervios que pasaste, así que tranquilidad y relaxxxxxx.

    Salut! :P

    ResponderEliminar
  3. Las canas bien llevadas favorecen. Que se lo digan a George Clooney XDDDDDDD

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo muchísimas, arrancármelas es mi pasatiempo favorito mientras subo en el ascensor XD

    ResponderEliminar
  5. Es una injusticia que a los hombres le sienten tan bien las canas y a nosotras no... aunque hay algunas mujeres que las llevan muy bien, pero por lo general no gusta.
    De momento yo no tengo ninguna. Siempre he dicho que el día que me vea la primera será el principio del fin porque con mi aversión a las peluquerías...
    Bueno, lo importante es llevarlas con dignidad ;)

    ResponderEliminar
  6. No te la arranques, pero te la puedes cortar a ras de cabeza. Volverá a crecer, pero te darán seis mesecitos de respiro XD.

    ResponderEliminar
  7. Yo aun no me he visto ninguna, pero el día que me pase me tendrán que dar un día de baja el curro o algo por el susto.

    ResponderEliminar
  8. La Rizos, te seguro que viendo como le quedan las canas a las mujeres de mi familia, voy a ir descubriendo como es el maravilloso mundo del tinte XDDD

    Themila, no es la primera que tengo, pero sí es la primera CANA. Fuerte y robusta. Pero bueno, a lo mejor es como los dientes, solo duelen al salir, o en este caso, cuando te las ves XD

    Speedy, George y yo tenemos estilos diferentes XDDD

    Audrey, menudo pasatiempo! jajajaja y alguna vez te han pillado??

    Naray, completamente de acuerdo: las sienes plateadas masculinas no tienen nada que ver con las canas femeninas...ainnns.

    Doctora, eso es precisamente lo que he hecho: cortarla a ras :)

    Apple, avísame cuando eso te pase :P y así intercambiamos impresiones jejeje

    ResponderEliminar
  9. Huy, nena, yo me tinto desde los veintipocos, y tengo unas sienes a lo Felipe González que ya no paso del mes y medio sin tintar... A ver si se pone del todo blanco, a lo Tormenta, y me lo dejo así...

    ResponderEliminar
  10. Tienes UNA cana?? UNA?? Eso es para estar contenta, boba!! Algunas tenemos la cabeza llenita y un mechón blanco justo en el nacimiento del pelo...no me das nada de pena, sí un poquillo de envidia.

    Tú y yo tenemos un plan pendiente, no??

    Soy Bich, comentando de nuevo anónimamente. Tu blog no me ama y mi ordenador del curro no ama a tu blog...es un círculo de desamor.

    ResponderEliminar
  11. Gato, te tiñes?? ni se nota beibi. Con ese aspecto a lo Lyz Taylor que tienes;)
    No sé yo si lo del look a lo tormenta sería una buena idea...a lo mejor te conviertes en una it girl de esasXD

    Bich, tengo más canillas, pero esta se ha ganadao el Doña.
    ¡¡SI al plan pendiente!!!
    Superaremos los obstáculos tecnológicos, hombreya! XDD

    ResponderEliminar

Y tú, qué te cuentas??