domingo, 30 de octubre de 2011

Obsoleto

La segunda entrada en la RAE de obsoleto es: Anticuado, inadecuado a las circunstacias actuales.

Eso es lo que nos pasa a veces con las cosas, relaciones, y con las personas. Que se quedan obsoletos.

¿A quién no le ha pasado alguna vez tener pendiente una llamada, un mail, un recado y que por dejar pasar el tiempo se queda obsoleto? A mi eones de veces.

Y es una pena.

Relaciones de amistad, contactos de trabajo, y relaciones personales más íntimas que mueren por sí solas porque no se han alimentado lo suficiente.

Más de una vez me he arrepentido de no haber llamado a aquel que me dió su tarjeta en una conferencia de la universidad, o cuando hice las prácticas en aquel sitio, o en aquella reunión de trabajo en la que se dijo "llámame y hablamos del tema, seguro que este proyecto tiene futuro".
No lo hice en su día y el asunto quedó obsoleto. Porque llamar ahora, no tiene sentido.

Más de una vez me he arrepentido de no llamar a aquel/la amigo/a de la univesidad con el/la que me llevaba tan bien, y con el/la que perdí el contacto por circunstancias varias. ¿Qué será de él/ella?

Está claro que mantener el contacto es un camino de doble dirección, pero no puedo culpar a nadie de una situación de la que también yo soy responsable. Porque sí, lo acepto, se me pasa llamar, se me pasa escribir, y a veces, lo reconozco, aunque la persona me importe y quiera saber de su vida, también me da pereza, y digo.."ya llamaré/escribiré mañana".
Y claro, se queda obsoleto.

Y es que soy un desastre en este tipo de cosas..porque no sólo se me pasa llamar o escribir, es que soy un desastre para fechas varias, del tipo cumpleaños, nacimientos, aniversarios, o citas.
Se me olvidó un aniversario con mi Ex cuando saliamos.
Se me olvidan las citas de médico de mi padre, de mis amigos o demás (quien dice citas de médico dice exámenes o momentos importantes)
Más de una vez se me han olvidado quedadas o cenas con amigos.
Se me olvidó el cumpleaños de mi madre. Este año. Matadme.

Aunque para ser franca, tampoco le doy mucha importancia a esas cosas..[como por ejemplo no he "celebrado" el aniversario del blog, o mi cumpleaños..] pero mentiría si dijera que no me gusta que me llamen para felicitarme o para preguntarme por un evento importante en mi vida. Me encanta, claro está. Y luego me siento culpable porque a mi se me suele pasar.

Exagero al escribir, no soy tan mala como parece. Me tengo por una persona cariñosa y comprensiva. Pero sí, soy un desastre.

Por eso decidí a principios de año llevar una agenda y apuntarme todas las citas y cumpleaños varios. Y para eso las nuevas tecnologías ayudan bastante. Mi "bicho" (quicir, mi teléfono/pda/aparatodeldemonioquemesacadequicio) ha venido a salvarme el pescuezo. Y claro está Facebook=herramientadeldemonio, que te recuerda cuando son los cumpleaños, cuando es el evento tal-pascual, a que hora, y en que sitio.

Además este año la vida me dado un par de lecciones en ese sentido.
Hace un mes, una amiga de la universidad que hacía unos 5 años que no veía, me llamó por teléfono para saber que era de mi vida. Hemos quedado en vernos:D
En primavera, me reencontré, gracias a Feisbú, con ECDF
Esta misma semana, me he topado con un antiguo profesor de la universidad que se acordaba de haberme dado clase. Ahora tiene un puesto en la Administración, y me ha ofrecido colaborar en algunos proyectos.
Hace unos meses volví a encontrarme con un chico cuando menos lo esperaba. Uno de esos que te gustan.

Así que voy a publicar el post, y empezar a hacer llamadas y escribir mails, para evitar que se quede obsoleto aquello que quiera que permanezca. O por lo menos evitar que sea por mi culpa.

Eso es. Voy a hacerlo.
 Bueno...o mañana..
o el martes, que como es fiesta, tendré más tiempo..o...

Ainns.

Post. Como colofón, una canción que se me ha metido en la cabeza. Espero que hayáis tenido un gran fin de semana,  o que estéis en ello aquellos afortunados que están de puente.


viernes, 28 de octubre de 2011

África, ¡qué bonica ereh! Capítulo IV (y último): Momentos.

Y por fin... el último capítulo. Estaba de Díos que tenía que escribir esta crónica casi dos meses después, y cuando lo leaís, lo comprenderéis.
Por cierto, a los que me han pedido la información del viaje: os la enviaré estos días. Mil perdones por el retraso..pero no se me ha olvidado:D

Pequeños momentos a recordar del viaje, como por ejemplo:

1. Los motes.
Cada uno de los miembros de la pequeña expedición teniamos el nuestro propio.
M era un "facochero".
El padre de M, de un "león"
A 11 le toco ser un mono "Baboo"
Y a mi una jirafa. [Lógico]
Nos tiramos todo el viaje llamándonos así. Moñas, vale, pero bonito.

2. Frases para recordar, a saber:

"A mi me da cosilla ser mitad neandhertal mitad cromagnon". Escrupulosa que es una...

"Aristóteles Onálisis" Se hizo rico con sus laboratorios.

"Teseo fue encerrado en un autobús" Según Hollywood, podría ocurrir.

"Si ya han matado a Obama porque no me dejan llevar shampoo??" Que a ésta no le pregunten en la aduana de USA "Tiene usted pensado matar al Presidente?"

"Mataría por unas pieles" 11 y su sentido de la oportunidad.

"Me encanta ver un hipo medio drogada en un safari" Culpa de mi resfriado.

"Hay calma chicha, mañana a lo mejor llueve" Todo ciencia, está claro.

3. Los negros zumbones.
Ninguna de las muyayas que fuimos al viaje tenía idea de ligar ni de nada por el estilo. De Memorias de África sólo tomamos su soniquete, el cual no parábamos de canturrerar.
Pero alguna que otra ha tenido alguna historia que traerse, o por lo menos, una anécdota.

Está claro que para una mujer joven no es muy seguro viajar por determinadas tierras. Ya lo comprobé cuando visité Marruecos la primera vez, sóla con mi prima, ambas veinteañeras inocentonas [no tanto, no te pases] y pelín inconscientes: alquilando coches, cruzando el país, y viviendo aventurillas...ahora creo que no me lo montaría de la misma forma.

Que me lío.

El caso es que cuando se planteó el viaje a África, me sentí muy aliviada cuando dijo el padre de M que venía. Aún así íbamos 3 mujeres, una su hija: estaba a salvo. Pero 11 y yo íbamos de acompañantes de la susodicha, o así lo entendieron guías y foráneos. Dos mujeres solas y [aparentemente] sin compromiso.

Al principio no hubo nada reseñable, sólo un par de preguntas sin importancia y mucho respeto. Luego un par de insinuaciones y de manos inapropiadas, como la que se le escapó al guía en una foto que me tomé con él.

Me explico: cuando posaa con alguien en una foto y pasas el brazo por encima, lo pones en el hombro, no? Repito en el hombro (o como mucho la cintura). Pues a mi este tío me puso la mano por encima de la cintura. Rectifico: más arriba. Sí, ahí. Y tengo la foto que lo atestigua.
Me quedé un poco flasheada pero no le dí más importancia.
Pensé que me había juntado demasiado con mis amigas forales. [Para quien no lo sepa, dicen que las navarras son, digamos...difíciles de entrar, pelín secas. por decirlo suavemente]

Esa noche, en la cena, el guía [recuerdo que era un tiparraco de 2 metros con manos como raquetas de tenis] nos preguntó a 11 y a mi si teniamos novio. Y preguntó mucho.
Yo, que tengo mis recursos y que me lo veía venir, saqué a relucir una historia que siempre cuento en estos casos: Sí tengo novio, mide dos metros, no ha podido venir por trabajo y se llama Godzilla.
11 dijo la verdad. Y la cagó. A la media hora tenía una declaración de amor de otro de los componentes del equipo. Y entre "ailofyuss y dameunbeso" se metío en nuestra tienda con un ataque de risa nerviosa provocada por la indignación que casi me hacen salir a fuera para reclamarles en plan padre ofendido.
[Más que nada porque el susodicho ya nos había dicho que estaba casado y con hijos]

Los mamarrachos son intercontienentales.

Como tontacas que somos, antes de todo eso, nos intercambiamos los datos de contacto con el guía dosmetros. Segunda cagada.

El tipo, me llamó hace 3 días. Ahora vas y lo cascas.

De repente suena mi móvil con un nº internacional larguísimo. Era el guía dosmetros. Estaba en Madrid y quería verme..

Mi salida cual fue??? No estoy en Madrid, estoy de vacaciones en Lisboa, por supuesto acompañada de mi novio Godzilla, que ha crecido y ahora mide dos metros y medio.

[Inciso: lo de Lisboa es cierto, me he pasado casi todo el mes de octubre fuera]

Empiezo a pensar que le doy mi teléfono a demasiada gente.

Porque es lo que tiene, que luego....¡¡¡te llaman!!!

martes, 4 de octubre de 2011

El amor existe [que lo han dicho en la tele]

Inspirada por uno de los últimos post de Speedygirl, hoy, que brilla el sol a través del cristal [tremedamente sucio por la polución. Asquete] me animo a contaros una historia de amor de la que me enteré hace poco. Historía verídica con personajes de verdad. [Aunque reconozco que a mi me costó la vida creérmela]

Erase que se era, un lozano muchacho, llamado C, simpatico y buen chico, pero con un cierto yuyu a los vuelos intercontinentales, sobre todo por su duración.
Su empresa, sabiendo que lo mejor para los yuyus es la técnico "quenoquieresarrozcatalina?", le envió sabiamente a un congreso a cierto país de Latioamérica.

C se armó de valor, y de dinero, y entró a una farmacia. Expuso su problema y el boticario le dió una fuerte droga (legal, todo legal) para que se quedara dormido en cuanto se la tomara. C, feliz y sintiéndose a salvo, se dispuso a coger el avión.

En cuanto se sentó en el asiento, pensó: "para qué esperar más??? me voy a tomar la droga y cuanto antes pase todo, mejor que mejor".

Y se la tomó.

[Cantaro's soul!!!!!!!!!]


A los dos minutos, vió avanzar por el pasillo del avión a una rubia imponente, espectacular, guapísima. El tiempo se ralentizó, sonó música de fondo y una leve brisa [que no se sabía de donde salía...] empezó a moverle suvamente el cabello.

Ella, siguió avanzando por el pasillo buscando su asiento. Avanza un fila más.

"No puede ser." Piensa él.

Se sigue acercando.

"Imposible."

Y más, y más.

Y se sentó a su lado y le dedicó la sonrisa más bonita del mundo, diciéndole "hola! creo que vamos a ser compañeros de viaje". Se llamaba K y era un sueño.

"Es un sueño" pensó C.
"Sueño...j*der. Tengo sueño. Mi*rda. Tengo mucho sueñoo!!!"

.......

¡¡¡¡La pastilla!!!!

Pues sí. La pastilla hacía su efecto, y a C se le empezaron a cerrar los ojos.

Imaginaos la escena: C, intentando dar palique y conversación inteligente a K, con los ojos entrecerrados y sonrisilla medio parda, dando tumbos de cuello a diestro y siniestro, y pareciendo más un borracho que el príncipe encantador. Hasta que por supuesto, se durmió. Todo el viaje. Cuando despertó, al finalizar el vuelo, consiguió abordar nuevamente a K [K era de esa ciudad latinoamericana] y le pidió el correo electrónico.

Cuando C volvió a España, le envió un correo a K, ingenioso y simpatico.
Del cual no tuvo respuesta. [Cosa que habla bien de K, ya que como vas a contestar el correo de un tipo que babeaba y hacía gestos rarunos cuando hablaba contigo? Seguro que era un psicópata.- Todo eso si suponemos, claro está, que el mail era efectivamente el de K...]


Pasaron dos años. Y la historia de C y K pasó a ser una anécdota y broma de bar. Hasta que un día por la calle, C vió una rubia despampanante: era K. La saludó, ella no se acordaba...al principio.
K había venido a España a hacer un master. C le ofreció tomar un café.

Hace dos años se casaron.

[Tengo que desintonizar Divinity, que me hace daño a la neurona]

sábado, 1 de octubre de 2011

África, ¡qué bonica ereh! Capítulo III: Bostsuana y los bichos.

¡Y seguimos con la crónica!

Después del viaje,y de conocer Victoria, cruzamos la frontera en jeep. Ningún problema en las aduanas y fronteras, y eso que nos lo habías pintado difícl...pues no! Ningún problema!

Pasamos de mano en mano de los guías y conductores que nos tenín que llevar a nuestro destino, y por fín, llegamos al Parque Nacional de Chobe. Una de las reservas más importantes de elefantes y demás bichos que nos hartariamos de ver.



En esa parte del viaje, nos quedamos 3 días en un campamento con tiendas de campaña.
Esta era mi tienda
Y este el jeep

Teniamos a un equipo de 5 personas para nosotros solo, todo un lujazo. A saber
- El guía , un negro (paso de aforismos) de dos metracos con manos como raquetas de tenis.
- El cocinero.
- Dos chicos y una chica que se encargaban del mantenimiento del campamento.

Nuestra vida allí era sencilla: nos levantábamos a las 6:30, desayunábamos y nos poníamos en marcha con el jeep. Bichos.


Haciamos un parón como a las 9:30 para un té en medio de la sabana.
Más bichos.


Volviamos al campamento, nos duchábamos, comiamos como a las 12:00, una siestica de un par de horas y tras un té, volviamos a ponernos en marcha. Más bichos.


Puesta de sol con piscolabis como a las 18:30. Más bichos y vuelta al campamento.
No me digáis que no es una maravilla

Cena y a dormir mi estrella.

Ese ritmo, lo intenté aguantar lo mejor que pude, teniendo en cuenta mi estado febril y el catarrazo que tenía encima. Moco arriba, goteo abajo, lo disfruté como una niñachica.
Pero el cuerpo es el cuerpo y tiene un aguante limitado. Y mis mocos decidieron quedarse.
Hasta que llegó el guía y me dijo "si quieres, te doy un flu combination"
"Y eso, qué eh lo que ehs???" dije yo.

Abrió su mano, y allí estaban: dos pastillas. Una rosa, y una rojiblanca. Parecía una escena sacada de Matrix.
Con un poquito de miedo, pensando que tal vez si me las tomaba vería la realidad del mundo o me caería por la madriguera del conejo, me las tomé de un trago. No podía ser peor de lo que ya estaba.

Chica.

Qué chute.

Ahora sí que veía bichos.

video
Y no veas como sienta ver leones colocada...

Me convertí en una "yonki en la sabana". Parecía un personaje extraído de una peli de Almodóvar.

Pero gracias a eso sobreviví y pudimos continuar el viaje.

El siguiente destino fue el Delta del Okavango. Y para eso fuimos primero al aeropuerto de Kasane, para poder pillar un avión hasta Maún. Allí, nos tuvimos que subir en una avioneta.
Una avioneta.
Repito: avioneta

[Ya he dicho que me da yuyu volar, no?]

Una avioneta de 5 plazas. 4 para nosotros y una para el piloto.

Creo que me pasé los 25 minutos de vuelo sosteniendo mi primera papilla en el gaznate. Sudor frío. Tembleque. Y un no para de pensar "sólo-a-mi-se-me-ocurre" "sólo-a-mi-se-me-ocurre".

Igualita que esa que ve al fondo....
 Y el aterrizaje. Ains. Una pista de tierraca en medio de "Díossabedónde".

Pero mereció la pena.

Allí nos quedamos en un lodge (una especie de campamento fijo) que estaba al borde del Delta, lo que significaba dormir con la escandalera nocturna de chacales y demás y despertarse con un hipopótamo cantando el "tira de la manta".
Que mala leche que tienen los jodíos...

Allí disfrutamos de excursiones en el delta, anocheceres increibles, viajes en mokoro, y, por fin, vimos al escurridizo guepardo...con sus crías!!!

No he vuelto a ver mi gato con los mismos ojos.
Después de 9 intensos días, nos volvimos a España con la sensación de haber disfrutado del viaje de nuestra vida.

Y de momento, aquí lo dejo, porque sí, hay una última cuarta parte..con los negros zumbones y demás anecdotario, pero eso, otro día:)